Senda del agua en La Rioja

zona bajo roca sendero del agua

Senda del agua en La Rioja

 

La verdad es que no se necesita ninguna excusa para viajar a La Rioja, y nosotros decidimos volver el primer fin de semana sin estado de alarma. Escogimos naturaleza por aquello de que es más seguro estar al aire libre. Y nos hicimos “la senda del agua” en La Rioja, en Matute concretamente. Este pequeño pueblo está en dirección sur oeste desde Logroño, a 42 kms.

Naturaleza

En la página del ayuntamiento se indica la ruta desde la plaza, pero nosotros la empezamos desde un aparcamiento que hay señalizado antes de llegar al pueblo. También leímos que se tardaría una hora ida y vuelta; y no sé si por las fotos, los niños o el ritmo, el caso es que hora y media nos llevó bien agusto.

Salimos del aparcamiento y caminamos muy poco por una carretera o pista asfaltada para coger enseguida un camino de tierra.

saliendo del aparcamiento hacia la senda del agua

adentrándonos en el sendero del agua

La ruta se inicia con un poste y dos colores: blanco encima y rosa debajo, no se el rosa qué quiere decir. Estas señales son muy útiles porque a veces la dirección a tomar no está tan clara o hay que girar. La senda es muy chula y te parece como una selva porque es verdad que vas al lado del agua del riachuelo todo el rato, hay muchos helechos y también vegetación muy alta: sauces, fresnos, nogales; solo ves el camino y el cielo…

Os pongo el significado de las señales de senderismo por si hay alguien como yo que no tiene ni idea.

explicacion significados señales senderismo

ejemplo de señal de senderismo

 

 

El final de la senda es una pequeña catarata de agua, también umbría la zona, como un barranco que es. Espero que las fotos que os pongo le hagan justicia.

video_sendero_del_agua

 

 

CAM_LENT_RIO

 

Gastronomía

La vuelta se nos hizo muy amena también y deseando ir a comer.

Habíamos reservado en el Mesón Chuchi en Fuenmayor muy cerca de Logroño donde teníamos el Hotel. La comida nos gustó, con el vino no tuvimos suerte. Tenemos el listón muy alto :-). El precio, medio alto. La atención muy buena.

 

plato de solomillo en el mesón chuchi Fuenmayor

 

Decidimos quedarnos en Logroño porque, por lo menos yo, viví allí dos años mientras estudiaba Enología y quería “pisarla” de nuevo. Poco paseamos la verdad y ha cambiado mucho, pero las baldosas del suelo con racimos de uvas y hojas de parra no se me olvidan. Las calles céntricas y, por supuesto, la mítica calle Laurel ahí seguían con sus maravillosos bares de pinchos. Fuimos el domingo por el mediodía y no había mucha gente así que bien.

 

calle laurel en Logroño

Ocio

Y digo que no paseamos mucho porque quedamos con mi amiga y casera durante los dos años de Logroño, Rocío, en el bar que regenta su compañero Darson, el emblemático Casablanca, una coctelería de categoría, vamos que pasamos la tarde…

Vídeo de Darson

Enoturismo

Por otra parte, no nos podíamos ir sin visitar una bodega y en esto tuvimos muchas dificultades, por lo menos en las de alrededor de Logroño, no estaban abiertas al enoturismo todavía; y la que nos contestó que sí fue Viña Ijalba en el mismo Logroño.

vista panorámica de Bodegas Ijalba

Actualmente Viña Ijalba dispone de más de 90 hectáreas de viñedo propio repartidos en varios términos de los alrededores de Logroño, San Vicente de la Sonsierra y Valle del Iregua.

Desde su origen, dicen ellos de sí mismos, han contribuido a la recuperación de variedades autóctonas minoritarias de La Rioja buscando una diferenciación basada en vinos singulares y de corte moderno. Su insignia: La ecología.

Compramos para catar en casa monovarietales de Maturana Blanca, Graciano, Tempranillo Blanca, Viura y Maturana tinta y un día si eso subiremos un post con sus catas.

 

variedades autorizas en la Denominación Calificada Rioja

 

Gracias a Juncal por sus explicaciones.

Ya solo me queda aprovechar para explicar porqué son útiles los rosales (vemos que los tienen plantados junto a las vides), por ejemplo, pero valdría casi cualquier otra planta, para detectar posibles plagas.

Rosales_viña_Ijalba

Parece ser que el hongo Oídio, por ejemplo, ataca más a los rosales y con síntomas mas tempranos e identificables que a las viñas. En Borgoña los monjes los ponían alrededor de sus viñedos, que estaban cerca del convento, y a parte de decorativo resultaba de aviso también.

Nos quedamos con las ganas de más la verdad, incluso de parar a la vuelta para visitar a los Muga pero se nos hacía tarde, una pena.

Hasta la próxima!!!



ARIBAYOS newsletter

¿Quieres saber los secretos de nuestros productos?

¿Y disfrutar Las aventuras de Marcevino?