El Medio Lleno (Gijón)

Víctor y David Menéndez de el medio lleno en Gijón

El Medio Lleno (Gijón)

EL MEDIO LLENO (Gijón) “La formalidad de un restaurante informal”

decoracion del medio lleno

 

 

 

Quien soy yo para hacer crítica, máxime cuando en este país del buen comer y beber ya hay muchos opinadores, con mayor o menor rigor, para ello. Pero ya sabes que de vez en cuando me gusta taconear el teclado de mi PC para contarte algo que merezca la pena y ya de paso destacar el trabajo ajeno, con palabras positivas y llenas de verdad.

 

Y allá voy: Gijón es de esas ciudades a las que siempre vuelvo. Pocas veces programo mi viaje controlando el clima. La verdad es que me da igual que haya sol o lluvia (mi hija no opina lo mismo), te digo más, casi prefiero que esté nublado y así refugiarme en bebederos y ocupar mesas para llenarlas de botellas, copas, platos, migas de pan y amenas conversaciones con Caridad.

De ruta por Gijón:

Pues eso, un lunes cualquiera, después de visitar San Lorenzo y apretarnos un par de cautivadores “Negronis” en el Varsovia, decidimos reservar para comer en casa de unos amigos, “El Medio Lleno” de Víctor y David Menéndez. Este último gran compañero de botellas, momentos en torno al vino e infinitas risas (y lo que nos queda).

Pero como la intención era darles una sorpresa con nuestra visita, pues se me ocurrió reservar con nombre falso. Concretamente con el de un político (corriendo el riesgo de no tener mesa o de que te manden a tomar por el culo) porque si algo tienen los políticos es que despistan, inquietan y ponen de mala hostia a todo el mundo. Y  claro, cuando llegas y dices a la persona de recepción que tienes reserva a nombre de “tal” y los Menéndez miran desde la otra punta del Medio Lleno, a través de una botella a modo de catalejo, y comprueban de quien se trata, pues inevitablemente la tensión se afloja y se aviva el buen humor. Después del susto y de varias citas al dios de los cristianos, se escucha un “ppsss” que anuncia que David ya ha abierto champagne y está más calmado. (yo casi muero de risa)

foto de una copa de vino en el medio lleno

 

Disfrutando en El Medio Lleno

Ya sentados y con finas burbujas bailando en nuestras copas, empezamos por recrearnos por su seductora carta, y practicar una poco de “voyerismo gastronómico” por las mesas de al lado, para ver qué y cómo disfrutan los demás, recalando información para engrosar nuestra comanda.

 

¿Apetecible?, ¡todo! Su carta muestra producto y sinceridad de forma clara, para hacer saltar las alarmas del paladar. En este templo no hay sitio para la improvisación, todo está perfectamente enhebrado y se nota en cada gesto, detalle, plato, etc. Las recetas están pensadas desde el lado del comensal y combinan ingredientes con la precisión de un reloj Suizo.

 

Un impecable servicio, qué más quisieran tener muchos estrellas, y una selección de vinos que refleja que en las trincheras bodegueras de esa casa hay alguien que bien sabe lo que hace.

 

Los Menéndez suman la elegancia de Víctor,  la versatilidad de David y la empatía y profesionalidad de ambos, para dar brillo a un local súper atractivo. Tiene ese duende del sur (en el norte) generando un ambiente genial y donde además te puedes encontrar con enófilos ilustres, como el gran Marce Gutiérrez, que alegría me dio verlo y saludarlo, afortunado este que escribe por disfrutar de su amistad.

 

Antes de perder el conocimiento, anoté y fotografié algunos de los platos que nos hicieron sentir cosas:

 

foto de croquetas de calamar

Croquetas de calamar en tinta con alioli de algas

 

 

Anchoas con Rey Silo Magalla

Anchoas con Rey Silo Magalla

 

brioche

Brioche de Sardina Ahumada

 

 

Steak Tartar en el medio lleno gijón

Steak Tartar

 

foto de un plato de pulpo

Tortilla vaga de Pulpo a la gallega

 

 

 

foto de un postre en el medio lleno

Pizza Nutella

 

 

fotografía de un trozo de carrot cake

Carrot Cake

 

Lo dicho, en el Medio Lleno se come y se bebe de puta madre.

¡te lo digo yo y punto! https://elmediolleno.com/

 

Tags:
,


ARIBAYOS newsletter

¿Quieres saber los secretos de nuestros productos?

¿Y disfrutar Las aventuras de Marcevino?